Algunos trucos para cuando escribes tu primera novela

JAN-ELLISON-featured

La autora de A Small Indiscretion, Jan Ellison nos comparte algunos trucos para cuando escribes tu primera novela.

1. Llega al final de la historia
Uno de los errores más grandes que cometí cuando escribía mi primera novela fue pasar mucho tiempo puliendo el lenguaje antes de llegar a entender la historia. No sabía si las palabras y oraciones con las que estaba jugando formaban una historia porque no tenía idea de cómo terminaría. Finalmente coloqué en mi computadora un gran letrero que decía “LLEGA AL FINAL DEL LA HISTORIA” y eso me ayudó a hacerlo.

2. Deja el manuscrito de lado y escribe algo más
Luego de cinco años de trabajo continuo en mi novela, lo dejé de lado por un tiempo, sin pensarlo mucho, por dieciocho meses para escribir 600 páginas de material para otro libro. Creía que mi primera novela estaba muerta. Un día abrí el archivo y comencé a leerlo desde el inicio. Descubrí que el tiempo lejos me permitió sentir la historia como un lector y no como la autora. No solo finalmente me gustó lo que escribí, sino que encontré dónde estaban los hoyos y cómo podría terminar. Diez meses luego del redescubrimiento una gran editorial quiso publicarlo.

3. Solo ponte metas que puedes controlar
Para mí es más simple tener metas de tres horas de trabajo por día (45 minutos y luego 15 minutos de descanso), cinco días a la semana. De esta manera, si mi familia u otras cosas me interrumpen, puedo continuar en la noche cuando todos duermen.

4. Lee otras novelas, no solo historias cortas
A veces se les recomienda a los escritores principiantes a leer y escribir historias cortas. Esto tiene sentido porque quieres comenzar con algo pequeño y luego continuar a retos mayores. Pero los historias cortas tienen un arco particular que puede interferir cuando tratas de escribir algo más largo. Con una novela, debes luchar con el impulso de terminar las cosas, debes permitirte seguir avanzando sin una dirección clara por grandes períodos de tiempo. Limitarte a leer solamente novelas cuando trabajas en una, te dará una idea clara de la forma que tu historia debe tomar.

5. Encuentra tres lectores de confianza, no solo uno
Cuando mi manuscrito estaba terminado, se lo envíe a ocho agentes. En una semana, cinco de ellos me ofrecieron representarme. Les hablé por teléfono y anoté sus sugerencias para la revisión. La lectura es subjetiva y cuando leí las notas después fue como ver un diagrama de Venn en donde ninguno de los círculos se interceptaban. Tomar en cuenta solamente una crítica podría enviarme por un camino equivocado.
Cuando estés listo, encuentra tres lectores de confianza que revisen tu manuscrito al mismo tiempo. No leas sus críticas hasta que tengas las tres, de esta manera no te desanimarás si una persona no responde de la manera que esperabas y podrás elegir las sugerencias que mejor te suenen. Es tu novela, después de todo.

 

(Traducido del inglés.)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *